El paso de las estaciones es algo que la humanidad ha celebrado desde tiempos inmemoriales y que todas las culturas festejan. El equinoccio de otoño es momento de dar gracias por las cosechas, y empezar a preparse para despedirse del Sol, y adentrarse en el otoño.

Así, en la pedagogía Waldorf, como es habitual, se mezcla el ritmo de la naturaleza con celebraciones que  son tradicionales en la región en la que se encuentra la escuela.

En este post nos vamos a dedicar a esos primeros días de curso, el mes de septiembre, época de cosecha y, en  el mundo Occidental, de tradición cristiana, Micael.

el-jardin-de-infanciacosecha-y-micael-pinterest

LA COSECHA

La cosecha se puede celebrar el mismo día que la fiesta de Micael, que es lo que yo he conocido, pero también puede celebrarse antes de manera separada.Dependiendo de la organización de cada escuelita y del comienzo de curso en el calendario escolar.

cosecha

Durante la época de la cosecha los niños van llevando a su aula distintas verduras de temporada: calabazas, calabacines, pimientos, tomates. También suelen estar presentes espigas de trigo u otros cereales. Todo esto adorna la mesa de estación, que está vestida con los colores del campo. Algún verde apagado que va dando paso al amarillo y los dorados del otoño.

El día de la fiesta se prepara una sopa con todas las verduras que han llevado los niños y se toma de desayuno.

MICAEL

Micael representa la fuerza en la lucha contra el mal y las dificultades. Es nuestro guerrero interior, siempre buscando el triunfo bien.  En la pedagogía Waldorf todas las fiestas tienen un sentido y un trasfondo humano, pero nunca se les explica a los niños qué significan los símbolos ni se les “sueltan” sermones teóricos sobre el significado de las fiestas. La maestra se encarga de trabajarlo interiormente y crear un ambiente en la clase, con colores, rimas, corros, la mesa de estación… Que hace que los niños entren en el espíritu de la época desde la experiencia y no desde el intelecto. Si queréis descargar una versión imprimible del corro podéis hacerlo aquí.

wooden-swords-1171352_1920

La mesa de estación empieza a tener algo rojo, símbolo del valor y del otoño. Además suele colocars
e una espada de madera. Si la fiesta deMicael y la de la Cosecha se celebran juntas conviven también en la mesa de estación.

Durante la época de Micael, en muchas escuelas Waldorf, los niños construyen espadas de madera, para prepararse a vencer al temible dragón el día de la fiesta en las “pruebas de valor”.

Las pruebas de valor

Las pruebas de valor consisten en una serie de obstáculos que se colocan en el jardín y que suponen un reto para los niños. No pasa nada si alguno no puede con todos, es bonito que vean de un año a otro como van mejorando y les cuesta menos superarlos.

Además de saltar algunos troncos, pasar reptando por una zona o las pruebas psicomotrices que se puedan colocar… Uno de los obstáculos suele ser una cueva del dragón. Hay que coger una campanita, llegar hasta el fondo de la cueva para hacerla sonar y que el dragón no se despierte.

En algunas escuelas esto sólo se hace enprimaria, mientras que
en otras los niños y niñas del último año de jardín de infancia también se hacen su propia espada, y los más pequeños realizan las pruebas de valor con la espada de la clase.

MI  EXPERIENCIA

Yo tuve la inmensa suerte de ver cómo una niña en el último año de jardín de infancia lograba reunir el valor suficiente para entrar en la cueva después de dos años de intentos fallidos. La cara de felicidad que tenía al salir, poder ser testigo de esa superación, fue un regalo que se me ha quedado grabado a fuego.

A mí me parece una manera preciosa de empezar el curso, superando nuestros miedos y enfrentándonos a nuestros dragones personales.  ¿Y a vosotr@s como os gusta celebrar esta época del año?